¿De dónde salen nuestras habilidades? Las Inteligencias Múltiples tienen la respuesta

Si has escuchado que todos somos buenos para algo y sólo falta descubrir para qué, es cierto. Los sistemas académicos tradicionales no ayudan mucho a esto, porque la enseñanza normalmente versa alrededor de la memorización, la repetición y mucha escritura, actividades que, según como sean impartidas, se vuelven una tortura para algunos, algo aburrido para otros y quizá algo normal, aunque irrelevante para unos más.

Pero, ¿por qué sucede esto? La respuesta está en nuestra misma condición humana: no somos todos iguales, por lo tanto, nuestro cerebro tampoco funciona de la misma manera, ni aprende lo mismo de la misma forma. Esto fue lo que halló el doctor en psicología, catedrático e investigador de Harvard, Howard Gardner, y tras años de estudios llegó a la conclusión de que la inteligencia no es sólo un constructo, sino la suma de muchas áreas de desempeño, las cuales funcionan y están desarrolladas de manera diferente en cada persona.

Su trabajo es conocido como Inteligencias Múltiples, y explica perfectamente por qué para unos es más fácil hablar en público, otros son muy hábiles en matemáticas, algunos tienen como prioridad la ecología y unos más son excelentes para el diseño, por sólo dar algunos ejemplos.

Ahora viene lo más interesante, ¿Cómo reconocemos las Inteligencias Múltiples en nuestros hijos y, sobre todo, Cómo las desarrollamos? Es importante no perder de vista algo: todos poseemos todas las inteligencias, pero están presentes en diferentes niveles y son distintas las que dominan, así que los próximos párrafos se describirán las características de cada una y las sugerencias para estimularlas, con actividades que funcionan para todos los niños.

En un chico cuya inteligencia dominante es la Verbal-Lingüística, observaremos que tiene facilidad para expresarse tanto de manera hablada como escrita, usan bien el lenguaje para convencer, les gusta la lectura, los juegos de palabras, contar chistes, pueden recordar nombres, fechas, placas de autos y quizá aprendan idiomas con facilidad.

Para ayudarlos a estimular esta inteligencia, es necesario promover la lectura de diferentes autores y géneros, claro, tomando en cuenta los temas que les gusten y después, hablando de lo que leyeron; animarlos a escribir cuentos, poemas o un diario; permitirles participar en discusiones o debates y ejercitar su memoria. También es buena idea el uso de sopas de letras y crucigramas.

Los niños con inteligencia Lógico-Matemática dominante tienen un razonamiento lógico avanzado y les es sencillo solucionar problemas y operaciones matemáticas; pueden identificar patrones y se interesan por hechos científicos, son observadores y les gustan los cálculos y la experimentación, incluso, algunos de ellos pueden aplicar el método científico de manera instintiva para aprender sobre algún tema que les interese.

Nutrir esta inteligencia requiere el uso de adivinanzas, rompecabezas, juegos con números como el Sudoku, actividades como búsqueda de tesoros por medio de pistas o misterios por resolver; aprender a programar, jugar ajedrez, damas chinas y otros juegos de estrategia, así como la visita a museos de ciencias, de preferencia interactivos, y el uso de materiales para matemáticas y experimentos.

La inteligencia Visual-Espacial es dominante en aquellos niños que tienen buena memoria visual, es decir, que recuerdan más fácilmente imágenes y colores que palabras y les gusta expresarse a través de dibujos o construcciones tridimensionales, como los juegos de bloques y Lego o los materiales para moldear. También pueden ser buenos para interpretar mapas o diagramas y disfrutan las actividades de arte.

La estimulación para esta inteligencia viene de la resolución de laberintos y tangrams, los juegos para armar, tomar fotografías, usar todo tipo de materiales para pintar, dibujar y colorear; manipular imágenes en la computadora a través de programas de diseño, y esculpa figuras con materiales como plastilina, masa moldeable, barro y similares.

A los niños con inteligencia Kinestésico-Corporal dominante es sencillo reconocerlos, pues siempre están en movimiento, usan su cuerpo siempre que quieren expresarse y tienen buena coordinación motora fina y gruesa (a veces, más una que la otra). Son fuertes, tienen buen equilibrio, son veloces. Cuando hablan, gesticulan mucho y se mueven de un lado a otro, tocan todo y les gusta practicar deportes y bailar.

Para motivar el desarrollo de esta inteligencia es bueno que hagan juegos de roles, teatro, pantomima o títeres; permitirles bailar y moverse al ritmo de diferente tipo de música, usar diferentes materiales para esculpir, construir, armar. Ofrecerles diversas opciones para hacer deporte y juegos al aire libre con pelotas, aros, cuerdas, bicicleta, patines y lugares donde puedan escalar. Cocinar y jardinería son dos actividades muy divertidas y excelentes para el desarrollo de esta inteligencia, así como el uso pintura digital y la manipulación de sustancias para hacer experimentos.

La inteligencia Musical está presente de manera dominante en los niños que tienen pueden reconocer cuando la música o los cantantes están desafinados, aprenden fácilmente a tocar un instrumento o los reconocen en una canción o melodía, se mueven rítmicamente aunque no haya música, cantan, silban o tararean; son sensibles a los sonidos del medio ambiente.

Las actividades para la estimulación de esta inteligencia incluyen el aprendizaje de un instrumento de su agrado, usar música mientras hace cualquier actividad, solfeo o pertenecer a un coro, asistir a conciertos o teatro musical, juegos con canciones o ritmos, baile y movimiento con música.

Ahora vienen tres inteligencias que se conocen poco por su nombre, pero que son igual de importantes que las demás. La primera de ellas es la Naturalista, y su ella es dominante en un niño o niña, se notará porque su principal preocupación serán los animales, las plantas, la ecología y todo lo que tenga que ver para su preservación. Igualmente tienen facilidad para predecir algunos eventos climáticos sólo con observar el cielo o los cambios de temperatura.

Les gusta clasificar rocas, hojas, u observar y conservar insectos, cultivar frutas, verduras y plantas de todo tipo, son muy dedicados con las mascotas. Les gusta acampar, los paseos se exploración y organizar actividades que tengan que ver con la conservación del medio ambiente. Son muy observadores.

Estimular esta inteligencia se consigue a través de oportunidades para explorar áreas verdes y diversos ambientes al aire libre, la observación de animales en su hábitat natural, el uso de lupas y microscopios para analizar hojas o bichos, la consulta de enciclopedias y documentales para obtener información de animales, rocas, áreas geográficas o fenómenos naturales, practicar el cultivo y la jardinería, así como participar en organizaciones que cuiden el medio ambiente o permitirles hacer sus propios grupos y actividades de conservación.

La inteligencia interpersonal, en tanto, forma parte de lo que se conoce más comúnmente como inteligencia emocional. De acuerdo a Gardner, esta parte se refiere a la capacidad para relacionarse con otras personas. Un pequeño con esta inteligencia dominante es un líder nato, es empático, se preocupa por el bienestar de los demás y es muy sociable. Les gusta trabajar en equipo y enseñar a otros; son buenos mediadores en conflictos sociales.

Es necesario, para estimular esta inteligencia, que se les permita participar en actividades de grupo, como talleres, teatro o deportes de conjunto. Ser voluntarios en cualquier tipo de obras benéficas ya sean en organizaciones ya estructuradas o que ellos mismos creen. Que organicen grupos de trabajo o planifiquen actividades que involucren a sus amigos, familia o compañeros.

La otra parte de la inteligencia emocional es la Intrapersonal, la cual se refiere a la forma como las personas se ven así mismas, son capaces de conocerse y gestionar sus emociones. Cuando esta inteligencia en dominante en los niños, éstos aprenden mejor cuando están solos y les gustan las actividades individuales, aman la privacidad, son independientes, se forman metas claras desde muy temprana edad y son capaces de reconocer sus emociones y expresarlas. Saben cuáles son sus fortalezas y debilidades.

Una estimulación adecuada será aquella que les permita trabajar de manera individual en sus propias metas o proyectos, se pondere su independencia asignándole actividades de responsabilidad (bajo vigilancia, pero mostrándole confianza), se respete su velocidad de aprendizaje. Para la gestión de emociones es necesario el diálogo y el ejemplo para que sepa cómo reconocerlas y expresarlas, así como los ejercicios de relajación y respiración. La meditación también es una actividad importante.

Ahora que ya conocemos todas las inteligencias que convergen en nuestro cerebro, es necesario recordar que hay tantas combinaciones y niveles como personas en el mundo. Puede haber más de una inteligencia dominante, otras estar en equilibrio y algunas ser débiles. Para reconocer esto y saber cómo trabajar con cada pequeño para ayudar a su desarrollo integral, es necesario hacer una evaluación cualitativa profunda, pues no pueden reconocerse los niveles y las necesidades específicas con sólo un vistazo superficial de algunas de sus características.

También es necesario mencionar que cuando una o varias de estas inteligencias están muy desarrolladas o son muy superiores a lo que es común en niños de la misma edad, existe la posibilidad de que se trate de un pequeño con aptitudes sobresalientes, talento o sobredotación, lo cual también es necesario valorar de manera formal, para ofrecerle la atención que necesita según sus características específicas.

En Mati Homeschool encontrarás la asesoría y el acompañamiento que requieras para desarrollar las inteligencias múltiples de tus pequeños, así como especialistas para su evaluación y la creación del currículo adecuado para su educación y enriquecimiento. Los papás no están solos, ahora tienen dónde encontrar apoyo.

Lic. Nancy González Gea

Contáctenos en info@matihomeschool.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *